Humedad por condensación

A menudo la humedad por condensación es tratada sin importancia y sin embargo es de las más peligrosas para nuestra salud y la de los nuestros. Se produce en el interior de las viviendas por la combinación de una serie de factores: exceso de vapor de agua, puntos fríos o puentes térmicos, poca o nula ventilación, etc.

La aparición de este tipo de humedad pone en riesgo la salud de los habitantes de la vivienda, pudiendo causarles problemas respiratorios como: asma, bronquitis, etc. Realmente el causante de estos problemas de salud no son las condensaciones producidas, sino son los ácaros y los mohos que aparecen y se reproducen como su consecuencia.


Nortseco le propone y garantiza un sistema de ventilación mecánica controlada que crea un ambiente cálido y sano y que elimina por completo los mohos y los ácaros renovando el aire de su hogar.


La mayoría de las enfermedades asociadas a la humedad son producidas por mohos y esporas que se multiplican en el aire. Existen personas a las que la combinación de estos agentes les puede generar una serie de efectos nocivos, tales como:

  • Enfermedades respiratorias: Congestión nasal, Irritaciones a la garganta, Tos, Irritaciones a los ojos, Cuadros asmáticos, Infecciones, etc.
  • Dolores articulares y musculares: El frío y la humedad son enemigos de las enfermedades reumáticas.
  • Alergias: La exposición prolongada a los hongos, produce enfermedades alergicas en algunas personas, generalmente, niños y ancianos, como la aspergilosis.
  • Malestar: Cefaleas, cansancio, irritabilidad, ansiedad, naúseas, etc.
Degradación estética e interna de su hogar

La humedad por condensación es reconocible por la presencia de alguno de estos problemas:

  • Baja sensación térmica y consumo de calefacción elevado; elevada pérdida de calor.
  • Vaho en los cristales y en las superficies frías.
  • Moho en la pared.
  • Desprendimiento del papel de la pared y de la escayola.
  • Ropa y materiales textiles con malos olores.
  • Manchas negras en los colchones y en las alfombras.
  • Manchas de moho en los armarios y muebles y detrás de ellos.
  • Zapatos y materiales de piel con manchas.
  • Moho en el techo.
  • Manchas de moho en las tapicerías.
  • Manchas negras detrás de los muebles.
  • Malos olores.