fbpx

Aire acondicionado y freno al coronavirus: Recomendaciones de filtrado de aire y ventilación frente al COVID-19

Volver a Consejos sobre humedad y calidad del aire

Aire acondicionado y freno al coronavirus: Recomendaciones de filtrado de aire y ventilación frente al COVID-19

La crisis sanitaria actual ha puesto de relieve la importancia de los sistemas de ventilación mecánica controlada como alternativa a los sistemas de aire acondicionado en la tarea de contención del virus COVID-19 en espacios reducidos y cerrados.

Para tratar de reducir en los posible los contagios entre personas, es importante el trabajo conjunto de autoridades sanitarias (ECDC, ASHRAE, VEHVA, ATECYR, FEDECAI y AFEC), sociedades científicas implicadas con la prevención de los factores ambientales que influyen en la salud (SESA y AEA) y profesionales competentes expertos en climatización y ventilación como Nortseco.

Está demostrado que la ventilación y la filtración proporcionadas por los sistemas de climatización contribuyen a reducir la concentración de los virus y bacterias en el aire interior y, por lo tanto, el riesgo de transmisión.

Los edificios pueden ser focos importantes de contagio del virus debido a la gran cantidad de personas presentes en un espacio reducido y cerrado. Como expertos en sistemas de ventilación, realizamos estudios de las instalaciones de aire acondicionado para adecuar su funcionamiento y para que actúen como una medida más de protección frente al contagio siguiendo en todo momento las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Una ventilación adecuada, con un mayor grado de suministro de aire fresco, el uso de filtros de partículas de aire correctos y un mantenimiento cuidadoso son factores importantes para la contención del brote de coronavirus.

Las instituciones ATECYR, AFEC, FEDECAI, SESA, AEA, CNI y CONAIF han emitido recientemente un comunicado de forma conjunta con una serie de recomendaciones destinadas a propietarios, operadores y personal de mantenimiento de edificios, especialmente residencias y centros de salud, y de viviendas. De estas recomendaciones nos hacemos eco en este artículo, con el objetivo de difundir las medidas que facilitan la contención del virus en el aire.

El papel de los sistemas de ventilación y aire acondicionado en la contención del virus

La respiración, la tos y los estornudos liberan diminutas gotas infecciosas en el aire que pueden contaminar las superficies circundantes y el aire del entorno inmediato. Estas gotitas, también llamadas bioaerosoles, pueden ser de tamaños muy diversos, de 1 a más de 10 µm (micrón o micrómetro, 1 micrón equivale a 0,001 mm). Los expertos en aerobiología suponen que los virus no vuelan ocasionalmente en el aire, sino que siempre están encerrados en gotitas o adheridos a otras partículas.

Esto plantea la cuestión de cómo los sistemas de ventilación y aire acondicionado juegan un papel en la contención de enfermedades epidémicas como COVID-19.

La Calidad del Aire Interior (CAI)

La calidad del aire en el hogar se ha convertido en un tema popular en los últimos años. En este mundo industrializado, la mayoría de la gente pasa hasta el 90% de su tiempo en espacios cerrados. La exposición a los contaminantes del aire, desde el polvo a las esporas, las bacterias, los virus y los compuestos químicos tiene una influencia directa en el sistema inmunológico de las personas y puede causar una variedad de afecciones, desde alergias hasta cáncer o la propagación de una enfermedad epidémica como COVID-19, por lo que mantener la calidad del aire interior es extremadamente importante.

En estos tiempos de crisis sanitaria es imperativo evitar no sólo la propagación directa de un virus, sino también apoyar el sistema inmunológico de las personas para que puedan soportar impactos más serios de una enfermedad agresiva y así reducir la presión sobre un sistema de salud que lucha contra la sobrecarga.

Incrementar el caudal del aire procedente del exterior

Se ha demostrado que el riesgo de contagio por vía aérea por el virus COVID-19 en el interior de los edificios es más elevado cuando existe poca ventilación. Por ello no es recomendable prescindir de los sistemas de ventilación para reducir la transmisión del virus. Todo lo contrario, Nortseco cuenta con Sistemas de Ventilación Controlada (SVC) de última generación altamente eficaces que purifican y filtran el aire reduciendo la transmisión de virus, bacterias, esporas y partículas y partículas en suspensión, todo ello mediante la propia recirculación del aire, comandada y monitorizada por el mismo equipo o sistema.
por lo que contribuyen a mejorar la calidad del aire que se respira en espacios interiores.

Estos sistemas de ventilación de última generación son seguros y necesarios para alcanzar unas condiciones óptimas de bienestar e higiene en el interior de los edificios, mejorando la calidad del aire interior.
Una adecuada ventilación de los espacios interiores garantiza una renovación permanente del aire y elimina partículas suspendidas en él, reduciendo así el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas.

¿Qué se sabe a día de hoy sobre la relación entre la temperatura y la humedad y la propagación del COVID-19?

Se sabe que una temperatura por encima de 30ºC es favorable para la propagación del virus. En cuanto a como puede afectar la humedad a la propagación del COVID-19, sólo podemos decir que aún es un tema muy controvertido e interesante ya que podría ser un factor clave en la propagación del virus, pero que sigue estudiándose.

Por otra parte, los espacios no acondicionados pueden provocar estrés térmico, lo que puede perjudicar a quiénes estén en situación de convalecencia. Para garantizar el bienestar de las personas, lo más recomendado es mantener unas condiciones interiores de temperatura de entre 19ºC y 21ºC en épocas de calefacción y entre 24ºC y 26ºC en época de refrigeración, con una humedad relativa del 40%-60%.

El Sistema de Ventilación Controlada (SVC) es un aliado que reduce el riesgo de contagio

Un Sistema de Ventilación Controlada ayuda a reducir el riesgo de que una persona infectada, que podría ser asintomática, contagie a otros usuarios que estén en el mismo espacio, además de evitar expandir el coronavirus a otras zonas del edificio. El riesgo del contagio en los edificios se reduce de forma importante con una adecuada ventilación de las estancias.

Cada vez se es más consciente de la necesidad de disponer en los hogares, edificios, locales públicos, etc, de sistemas de ventilación que hagan más seguros los edificios de cara a la posibilidad de contagio.

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a Consejos sobre humedad y calidad del aire