fbpx

¿Por qué debe evitarse la condensación?

Volver a Blog

¿Por qué debe evitarse la condensación?

Las condensaciones se hacen más evidentes en las paredes que han sido alicatadas, el motivo no es otro que la poca o nula porosidad de los azulejos cerámicos. La poca porosidad convierte a los alicatados en elementos que no absorben la humedad por ello es frecuente verlos llorar.

Los cristales de las ventanas se comportan igual que los azulejos y son los lugares que primero nos avisan de la existencia de condensaciones en nuestros hogares.

¿Necesitas información sobre cómo solucionar los problemas de condensación?

Contacta con los mejores profesionales de tu zona y solicita un informe y un diagnóstico, es gratis.

En cambio, las paredes y los techos enlucidos con yeso, al ser materiales más absorbentes, no expulsan la humedad, sino que la absorben, apareciendo con el tiempo colonias de hongos que poco a poco se van extendiendo.

Esas colonias de hongos presentan un aspecto negruzco y se sitúan con más frecuencia en las zonas altas de las paredes, en su encuentro con los techos, debido a que el aire caliente y húmedo, menos pesado, asciende hacia esas zonas.

Las colonias de hongos liberan sus esporas y éstas pueden ser inhaladas por las personas pudiendo contraer enfermedades respiratorias. Por ello es tan importante reparar las humedades cuando antes.

Enfermedades asociadas a la condensación

La mayoría de las enfermedades asociadas a la humedad son producidas por mohos y esporas que se multiplican en el aire. Existen personas a las que la combinación de estos agentes les puede generar una serie de efectos nocivos, tales como:

  • Enfermedades respiratorias: Congestión nasal, Irritaciones a la garganta, Tos, Irritaciones a los ojos, Cuadros asmáticos, Infecciones, etc.
  • Dolores articulares y musculares: El frío y la humedad son enemigos de las enfermedades reumáticas.
  • Alergias: La exposición prolongada a los hongos, produce enfermedades alérgicas en algunas personas, generalmente, niños y ancianos, como la aspergilosis.
  • Malestar: Cefaleas, cansancio, irritabilidad, ansiedad, náuseas, etc.

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver a Blog